Como los comportamientos sociales influyen en la obesidad

La influencia de la cultura, así como la manera en que se socializa con los demás, puede generar el riesgo de desarrollar obesidad. Aunque los factores genéticos contribuyen al aumento de peso excesivo, los factores sociales son un factor mucho más importante.


Factores que promueven la obesidad

  • Normas Sociales

    Normalmente cuando se convive en un entorno donde tener sobrepeso es normal y donde las personas con sobrepeso tienen amigos con las mismas características, es muy común aceptar esta circunstancia como parte del estilo de vida. Estas personas suelen optar por socializar con personas similares a ellos en lugar de desafiar y poner solución a su problema. No sólo la similitud puede traer comodidad, sino que también puede dar lugar a la aceptación social de sobrepeso, lo que conduce a la obesidad.


  • Comer fuera de casa

    Las personas que regularmente socializan en los restaurantes se encuentran en un mayor riesgo de obesidad que los que no lo hacen. Según la investigación publicada en el “American Journal of Public Health,” los tamaños de las porciones han aumentado drásticamente, sobre todo en los restaurantes, donde la gente quiere cada vez más alimentos por su dinero. Los investigadores señalaron que lo que una vez fue considerado “gigante” es ahora sólo “grande” en algunos restaurantes de comida rápida. No sólo estos tamaños de porciones contienen más calorías, sino que la gente tiende a comer más, cuando más se pone delante de ellos. “The Journal of Nutrition” pone de relieve que el aumento de la obesidad desde la década de 1970, ha ido acompañada de un aumento en el tamaño de las porciones y la frecuencia con que la gente come.

  • Actividades de socialización

    La falta de actividad física es un importante contribuyente a la obesidad, sobre todo en la infancia. Las personas cuyas actividades sociales se centran en ver la televisión, jugar video juegos de computadora con sus amigos o navegar en el internet por largas horas, corren un mayor riesgo de obesidad que los que jueguen y practican actividades y deporte al aire libre.


Artículos relacionados