Anorexia Nerviosa (Ana)

Anorexia Nerviosa (Ana)

La anorexia nerviosa es un trastorno que hace que comer sea muy angustiante. Hace que la gente esté obsesivamente ansiosa por mantener o reducir su peso corporal a través de un rígido control de la ingesta de sus calorías.

Las personas con anorexia nerviosa con frecuencia tienen una percepción muy distorsionada de cómo se ven y sienten la necesidad de seguir bajando de peso, incluso cuando son tan delgadas y su salud está en grave peligro.

Tienen un miedo intenso de aumentar de peso y sienten que su valor como persona es directamente relacionado por la forma de su cuerpo.






¿Quién tiene anorexia nerviosa?

Las estimaciones actuales indican que hasta el 1% de las mujeres en el Reino Unido entre las edades de 15 y 30 años sufren de anorexia nerviosa. Las niñas menores de 15 años también pueden ser afectadas y parece que la anorexia nervosa se está convirtiendo en un problema cada vez mayor en los  niños y adolescentes. Algunas mujeres mayores de 30 también tienen anorexia nerviosa, aunque generalmente se produce antes de esta edad.

90-95% de las personas con anorexia son mujeres, pero es importante darse cuenta que es una condición que puede ocurrir tanto en hombres jóvenes como en mujeres. También hay pruebas que sugieren que en el grupo de edad más joven (7-14 años) hasta un 25% de los casos son varones.

Es difícil juzgar el número exacto de personas que tienen anorexia nerviosa ya que muchos casos no son reportados o no son diagnosticados. Algunas personas experimentan muchos de los síntomas de la condición, pero no son  diagnosticados formalmente. Esto puede ser debido a que su peso no ha caído por debajo del nivel identificado por los expertos en trastornos alimenticios (generalmente 15% por debajo del peso corporal normal) o porque no se ajustan de alguna manera a los modelos de diagnóstico.

¿Qué causa la anorexia nerviosa?

Existe una gran incertidumbre sobre las causas de todas las formas de trastorno alimentario. Mucha gente todavía piensa en el tema como “la enfermedad del más delgado”. Si bien es cierto que la anorexia y la bulimia nerviosa pueden desarrollarse a partir de una dieta estricta, las razones para este tipo de dieta giran en torno a un trastorno alimentario más que solamente el deseo de bajar de peso. El nombre de ‘anorexia’ es confuso, ya que literalmente significa ‘falta de apetito’. Las personas con anorexia nerviosa no pierden el apetito, aun sienten hambre, pero el temor de aumentar de peso es tanto que se pierde la habilidad de ingerir una dieta normal.

Los medios de comunicación en la Anorexia (Ana)

Algunas personas atribuyen la anorexia nerviosa a los medios de comunicación y la moda, y está claro que ambos juegan su parte. Muchas personas que no logran ajustarse a los ideales presentados por la industria de la moda y de los medios sienten que necesitan hacer dieta. Para algunas personas esto no representa ningún problema, mientras que para otras puede convertirse en anorexia nerviosa.

Los medios de comunicación también pueden perpetuar los problemas para las personas quienes tienen un problema de alimentación como es muy difícil romper con el circulo de la dieta si se está siendo constantemente  acosado con imágenes de modelos delgados deseables.

Las personas con anorexia nerviosa desarrollan un miedo a estar gordos, el cual va mucho más allá, de lo que la mayoría de las personas que hacen dieta, sienten. Para alguien con anorexia nerviosa, la necesidad de hacerse más delgado domina todas sus emociones. Algunas personas con la enfermedad, pierden la capacidad de verse a sí mismos como realmente son, y en su lugar, se aterrorizan porque están gordos, aun cuando ellos se han convertido en desnutridos de forma grave con un peso más bajo de lo normal. Otros son capaces de ver que son más delgadas que otras personas, pero todavía se esfuerzan por perder cualquier resto de grasa corporal que tengan. En muchos casos, se sienten impulsados a seguir bajando de peso, porque sienten que su valor como persona depende de su peso y forma del cuerpo y que sólo será querido y apreciado, si son capaces de hacerse cada vez más delgados.

La adolescencia y la Anorexia (Ana)

La anorexia nerviosa a menudo comienza en la adolescencia y puede ser un mecanismo para hacer frente a todas las emociones complicadas conectadas con convertirse en adulto. Algunas chicas adolescentes están aterrorizadas de convertirse en mujer. Esto puede ser debido a que han sido abusadas cuando eran niñas, porque han visto a su madre u otras mujeres de la familia que son infelices, porque están preocupadas por su sexualidad o simplemente porque tienen ansiedad acerca de todos los cambios que pueden ocurrir dentro de ellas. La anorexia nerviosa puede ofrecerles una forma de retrasar algunos de los signos físicos que se producen cuando se está convirtiendo en mujer.

Las adolescentes con anorexia nerviosa no tienen un desarrollado de los senos o de las caderas como las niñas de su edad porque tienen muy poco grasa corporal. La anorexia también puede retrasar el inicio del período menstrual. Esto puede ser muy reconfortante para las chicas que no se sienten preparadas para este desarrollo físico.

Las personas con anorexia nerviosa con frecuencia sienten que tienen bajo rendimiento en la vida académica o laboral. Esto no es generalmente el caso y la evidencia ha demostrado que muchas personas con anorexia nerviosa, de hecho, han logrado muy altos resultados. Ellas son, sin embargo, a menudo las personas que se establecen normas que son simplemente imposibles de alcanzar y los dejan con sentimientos de insuficiencia.

Las necesidades emocionales y la Anorexia (Ana)

La gente que desarrolla anorexia nerviosa frecuentemente tienen necesidades emocionales las cuales no están siendo satisfechas en sus vidas. Pueden tener un entorno familiar poco estable, pueden tener problemas para hacer amigos en su entorno  o se sienten incómodos con su vida sexual. Es importante darse cuenta de que la anorexia nerviosa no es culpa de nadie. Las personas pueden desarrollar anorexia nerviosa aunque tengan un buen apoyo familiar y social y un amplio círculo de amigos.






Para una persona con poca confianza en sí misma, sus problemas alimenticios podrían parecer ser, la única cosa sobre ellos que les hace ser especial o diferente. Su capacidad de sentir hambre y sin embargo negarse a comer, puede hacerle sentir como si fuera un talento especial que la mayoría de las personas no son capaces de lograr y puede darle un verdadero sentido de orgullo. Se siente muy disciplinado para poder contar las calorías y ser capaz de imponer límites estrictos sobre cuanta cantidad consume. Para las personas que tienen baja autoestima y que no pueden ver prácticamente ninguna otra área de su vida con éxito, de repente les puede ofrecer un sentido de propósito.

La anorexia nerviosa también puede ser una manera de hacer frente a las dificultades emociones. La cantidad de tiempo y energía que dedican a pensar en la reducción de los alimentos y el peso, puede dejar muy poco espacio para hacer frente a cualquier otra emoción. La anorexia nerviosa, puede actuar como una especie de barrera protectora contra las dificultades y presiones emocionales de la vida cotidiana.

Es importante entender que la anorexia nerviosa puede suplir algunas necesidades y no se puede esperar que alguien renuncie a ella, sin tener satisfechas sus necesidades de alguna otra manera.

Un número significativo de personas con anorexia nerviosa mueren como resultado de la condición, ya sea como consecuencia física directa de la pérdida de peso o mediante el suicidio.

Las personas con anorexia nerviosa tienen un peso corporal muy bajo y esto puede causar serios problemas de salud.

¿Cuáles son los efectos de la anorexia nerviosa en la salud?

Los más comunes de estos son:

  • Mala circulación
  • Presión arterial baja
  • Huesos frágiles
  • Aumento del vello facial
  • Pérdida del período menstrual
  • Infertilidad
  • Desmayos y mareos
  • Pérdida del cabello
  • Deshidratación
  • Daño renal
  • Temperatura corporal baja

Algunos de estos problemas se mejoran cuando la persona se recupera de la anorexia nerviosa. Otros problemas, especialmente los daños causados a los huesos, nunca pueden mejorarse. Es importante buscar ayuda tan pronto como sea posible, ya que muchas de las consecuencias médicas más graves de la anorexia nerviosa se asocian únicamente con problemas de alimentación a largo plazo.

¿Deberá alguien con anorexia nerviosa severa, ir al hospital?

En ocasiones, si la pérdida de peso se vuelve tan severa que es una amenaza para la vida de alguien, el hospital puede ser considerado como una opción. Los médicos deben ser muy cuidadosos respecto a la hospitalización de estos pacientes. Es importante, además de suplir las necesidades físicas inmediatas, prestar una intervención médica relacionada a las necesidades de autonomía de la persona, de modo que pueda tener un impacto a largo plazo.

Lo que las personas con anorexia nerviosa generalmente necesitan por encima de todo, es sentir que tienen el control de sus propias vidas. Al ser ingresados en el hospital y tener que dar la responsabilidad de su ingesta de alimentos o líquidos a cargo de otros puede ser extremadamente angustiante.

Si los médicos sienten que la vida de alguien está en peligro inmediato y no ven otra opción, pueden obligar a alguien a ingresar en hospital para recibir tratamiento – esto está permitido para intervenir en Salud Mental.

El tratamiento obligatorio es siempre visto como un último recurso y sólo se sigue durante el tiempo que los médicos y otros profesionales lo ven como la única solución. Si el tratamiento hospitalario puede ser efectivo, entonces debe ser visto como parte de un enfoque mucho más amplio para la anorexia nerviosa, el cual incluye la observación de las razones del por qué se produjo esta condición y por qué es tan difícil de abandonar.